Para cada problema hay una lectura

lectura

Para cada problema hay una lectura

Problemas tenemos todos, soluciones solo algunos pero ¿qué te parece si te decimos que para cada problema existe un libro? Esta es una hipótesis muy interesante que ha hecho ruido en las principales metrópolis del mundo y que ahora nos toca contar aquí

Cómo bien sabemos, cada año se publican varios miles de libros que cubren todo tipo de géneros y gustos pero ¿cuántos de ellos tienen un impacto real en la vida de su lector? Esto lo contestamos hoy.

El secreto está en saber elegir la lectura que queremos realizar para el problema que tenemos en el momento, por ejemplo, un caso de un adolescente que esté pasando por la crisis que conlleva esta peculiar etapa, podría recomendársele, o bien, recetársele, El Guardián en el Centeno de J.D. Salinger, y en el caso de los corazones rotos, Jane Eyre de Brönte.

Para aquellos que sufren la crisis de los cuarenta, la mejor medicina sería Fannie Flag por ejemplo.

La idea es identificar aquellos autores y sus obras que conecten con la necesidad del lector, esto debería ser una práctica común en las librerías en donde el visitante sepa su necesidad a cubrir y el trabajador del comercio pudiera recetarle aquellos libros que pueden ayudarlo a entender y mejorar su estado de ánimo ¿no sería genial esto?

Ahora la respuesta científica a este hecho, cómo en todo en esta vida, existe una correlación entre la actividad y como el cerebro o el cuerpo humano lo traducen a nivel químico.

Fue la Universidad de Ohio la que estuvo a cargo de un estudio psicológico en donde se trato a pacientes con ansiedad a través de la lectura, sorprendentemente el 21% de esto pacientes experimentaron una mejora sustancial en la baja de la misma e inclusive en su depresión, otra de las conclusiones a las que se llegó durante este estudio es que los lectores demuestran tener un mayor grado de auto estima.

Quizá la mejor parte de todo esto, es que la lectura permite auto medicarse sin riesgo a sufrir daños colaterales, nos encantaría conocer tu receta y que le recomendarías a otros pacientes lectores o lectores pacientes, cuéntanos.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *