¿Qué es la Lectura Activa?

LecturaActiva

La lectura activa es un método que ayuda a reforzar lo que se lee, ya que en lugar de simplemente leer un texto, la lectura activa requiere que sea lea y se piense críticamente sobre lo que se ha leído. La lectura activa es un proceso sencillo que requiere de tiempo y paciencia, pues se requiere participar en actividades diseñadas para ayudar a entender mejor lo que se ha leído, por lo que se adquiere una mayor comprensión y una mejor retención de la información.

Las ventajas que te da este tipo de lectura son:

Fortalecimiento de la seguridad en sí mismo
Cultivar el gusto por la investigación
Habilitar el uso de su visión periférica
Utilizar al máximo las capacidades de su sistema nervioso
Desarrolla el hábito de la lectura para el incremento y actualización de su cultura
Vive intensamente lo que está leyendo
Sincroniza su visión con sus movimientos, eliminando la subvocalización
Para este tipo de lectura se podría resaltar las palabras clave de cada párrafo en el que son especialmente importantes para el mensaje. Escribir notas en los márgenes o en una hoja de papel, estas notas deben ser importantes respecto a los personajes o a los mensajes que el autor está utilizando, incluso sobre figuras retóricas en la obra. En conclusión se debe pensar críticamente sobre lo que se ha leído y analizar la información.

Estas técnicas son claves para lograrlo:

Pensar en lo que estás leyendo. A veces puedes estar leyendo algo y estar pensando en otra cosa. Hay que leer y analizar a la vez para que sea lectura activa y no perder una alta concentración.

Uno de los objetivos debe ser mantener a toda costa la concentración. Ser activo y rápido puede contribuir decisivamente a ello.

Trata de responder a las preguntas que te has hecho. Reformula tus preguntas si es necesario.

Responde a la preguntas que hace el autor del libro.

Hacer un reto contigo mismo relacionado con el texto que estás leyendo. Rétate contigo mismo, continuamente sobre si estás entendiendo lo que lees.

Anota activamente. Por ejemplo: los términos que deduzcas de tu lectura que son importantes.

Presta atención sobre todo lo que el autor intente llamar tu atención (itálica, subrayados, gráficos, recuadros…). Analízalos lenta y cuidadosamente.

Detente y relee aquellas partes que no estén claras. Anotar al margen.

Cada vez que lees una palabra que no comprendes, busca su sentido en un diccionario. Hay muchos diccionarios en Internet gratis. Utilízalos… Ej, Historia.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *